La Congregación de los SS.CC. ha definido, para todos sus centros, unas competencias que deben identificarse en el trabajo con sus alumnos y en la identidad de estos una vez hayan concluido su etapa de estudio.

POTENCIAMOS UNOS VALORES, ACTITUDES Y COMPORTAMIENTOS

La autonomía, la iniciativa y la libertad, como muestra de una personalidad equilibrada y madura, capaza de desenvolverse en las situaciones de la vida social, académica y laboral. Responsable de sus decisiones, con espíritu de superación e ilusionado con la vida y la virtud de la resiliensia.

El compromiso social, basado en su espíritu de aprendizaje, en la cordialidad de trato, en una actitud de servicio e implicación en la consecución de un mundo más justo, a través de la capacidad de trabajo en equipo y cooperación.

Una vivencia espiritual, que le otorgue capacidad de interioridad y trascendencia, en la búsqueda de un proyecto de vida donde puedan descubrir su verdadera vocación, con la opción de vivir los valores del Evangelio.

Creatividad e innovación, siendo una persona receptiva, emprendedora, imaginativa, resolutiva, realista y soñadora, curioso y proactivo.

Una dimensión inter-cultural, obteniendo un nivel óptimo en lenguas extranjeras que le haga una persona capaz y motivada para trabajar en el exterior, asumiendo la diferencia como una capacidad de enriquecimiento y sintiéndose ciudadano del mundo.

Portador de una conciencia ecológica, que le haga utilizar los recursos de una manera responsable, respetando y colaborando con el cuidado de la naturaleza, como obra de Dios, conocedor de la biodiversidad y la riqueza de los medios naturales.

Una sólida formación intelectual, básica para el desarrollo de su personalidad y su progreso. Sabiendo relacionar los distintos saberes, consiguiendo una adecuada expresión oral y escrita. Capaz de aprender a aprender, de pasar del pensamiento a la acción y de razonar la defensa de sus opiniones.

Poseedor de habilidades sociales como la empatía y la cercanía, que le hagan ser dialogante y cordial, con mentalidad de liderazgo participativo y comunicativo y actitud humana y compasiva respecto a las necesidades del prójimo.

Con sentido de pertenencia, pues se sabe ubicada en un mundo que tiene raíces, referencia y valores que le dan identidad (especialmente todos los presentados en este documento) y orgulloso de la institución educativa en la que se forma.

Desarrollar una vida sana y saludable, que le haga valorar su propio cuerpo y el de los demás. Adquirir unos buenos hábitos alimenticios y de higiene saludable. Vivir el tiempo libre como desarrollo de su personalidad y con espíritu crítico ante las ofertas publicitarias.